Diabéticos: consejos para cuando comes fuera de casa

Comer fuera de casa cuando tienes diabetes no tiene que ser una lección de autocontrol, lo que si debes tener es un poco de creatividad y de ser posible de planificación.

Cómo comer más saludable fuera de casa si tienes diabetes

Puede que estés viendo tus calorías, o tal vez está más preocupado con la ingesta de azúcar, o deseas obtener más fibra en tu dieta.

 

Cualesquiera que sean tus metas nutricionales, hay algunos consejos sencillos para que puedas disfrutar de comer fuera y todavía te adhieras al plan que has establecido con tu nutricionista.

 

10 Consejos para comer más sano fuera de casa cuando tienes diabetes

 

Elige un restaurante con mucha variedad

 

Si elijes un restaurante que tiene un amplio menú con una amplia selección de platos, es casi imposible que no encuentres un plato que se adapte a tu dieta.

 

Además, si vuelves a regresar no tienes que pedir exactamente la misma comida cada vez.

 

Toma en cuenta que muchas cadenas de restaurantes tienen menús e información nutricional disponible en línea, por lo que puedes planificar con anticipación y evitar el largo proceso de toma de decisiones en la mesa.

 

Evita el buffet

 

La opción de buffet en un menú, es una bandera roja para los diabéticos porque es demasiado fácil exagerar con la gran cantidad de opciones, muchas de las cuales pueden ser comidas con mucha grasa o fritas.

 

Si eliges el buffet, intenta llenar tu plato en su mayoría con ensalada y opciones de verduras.

 

Puedes tomar un pequeño pedazo asado de pescado o aves de corral para obtener los carbohidratos o proteínas que necesitas y así completar tu comida.

 

Prueba a pedir una comida que contenga solo vegetales

 

A veces, una comida de vegetales puede ser más fácil de adaptar a tu planificación de comidas e igualmente ser satisfactoria.

 

Sin embargo, ten cuidado, ya que incluso las verduras más saludables pueden convertirse rápidamente en alborotadores cuando se sumergen en crema o salsas cargadas de sodio.

 

En general, busca consumir verduras sin almidón, como una ensalada o brócoli al vapor.

 

No te limites, pero sí toma mejores decisiones

 

Si estás viendo tus calorías o carbohidratos, no necesariamente tienes que saltarte ese emparedado o hamburguesa que tanto te gusta.

 

Simplemente puedes disminuir el pan o algunos de los ingredientes ricos, como el queso o la salsa. De ser posible opta por pan integral.

 

El pollo y el pescado son buenas opciones de emparedado o hamburguesa, ya que tienen menos grasa y calorías que la carne o el jamón, aunque pueden ser cargados con ambos si están fritos.

 

Si eres diabético, lo mejor para poner en el medio es un trozo de pollo o pescado a la plancha.

 

Decide si realmente vale la pena

 

Al elegir de un menú lleno de todos tus platos favoritos, puede ser tentador pensar en complacerte (sólo esta vez!).

 

Por supuesto que deseas ordenar los alimentos que realmente te gustan, pero si no están en tu plan de comida prescrita, debes decidir dónde más puedes reducir.

 

Tal vez puedas evitar la salsa, o no comer el pan y la mantequilla antes de tu comida, esto puede ayudarte a recortar carbohidratos y grasa.

 

Tampoco es válida esa mentalidad de todo o nada y pensar comer de todo ahora y saltarte la siguiente comida. Terrible mala decisión. No vale saltarse la siguiente comida.

 

Te puede interesar: Importancia de un nutricionista en personas diabéticas

 

Considera alternativas al alcohol

 

Muchas personas con diabetes necesitan limitar el alcohol, por lo general a una bebida al día. Algunas buenas alternativas incluyen una cerveza sin alcohol o agua tónica con un toque de lima.

 

Otra opción, es que veas si a petición puedes pedir que te hagan una bebida sin alcohol, por ejemplo, algunos de los más interesantes cócteles con una variedad de ingredientes.

 

Sólo debes tener cuidado de evitar aquellos con mucha azúcar y calorías, como margaritas o daiquiris. Puedes solicitar sugerencias a la persona que te está atendiendo.

 

*Lo mejor es que siempre prefieras agua pura para tomar. En general, el alcohol y las bebidas muy azucaradas es mejor evitarlas.

 

Puede interesarte: Mejores bebidas para diabéticos

 

Puedes disfrutar de un pequeño postre

 

El postre a menudo puede ser la parte más difícil de la comida a la cual resistirse, especialmente en un restaurante.

 

En realidad, puedes disfrutar de vez en cuando de ese delicioso postre, pero recuerda que es mejor si es pequeño y de preferencia saludable.

Trucos y secretos para comer fuera de casa si tienes diabetes

Puedes preguntar acerca de las distintas opciones  y recordar que el tamaño de la porción es muy importante. Una buena idea es que dividas tu postre favorito entre dos, o, mejor aún, entre tres o cuatro personas.

 

Trata de comer más lento

 

Un restaurante es un buen lugar para conversar. Aprovecha la oportunidad para hacerlo y al mismo tiempo comer más lento.

 

Comer despacio ayuda a tener tiempo para escuchar a tu cuerpo cuando estés satisfecho y no comer más de la cuenta. Puede suceder que asombrosamente no tengas suficiente apetito para pedir el postre.

 

No tengas miedo de preguntar

 

Al navegar por el menú, si no está claro cómo se prepara un elemento o qué hay en él, no dudes en preguntar a la persona que te está atendiendo.

 

Es muy importante que no tengas miedo de pedir comodidades especiales, tales como dejar fuera un ingrediente cargado de grasa (como el tocino), o dejar fuera un elemento que no te cae bien.

 

La mayoría de los restaurantes permiten sustituciones o modificaciones sin ningún recargo. Solo pregunta.

 

Posibles modificaciones a tus platos

  • No incluyas pan si tu plato ya incluye carbohidratos o harinas (pasta o arroz)
  • Cambia las papas fritas por ensalada o por papas asadas o al vapor
  • Pide una porción extra de ensalada o verduras
  • Puedes pedir los aderezos, quesos o cremas en un recipiente aparte y no encima de tus alimentos
  • Pregunta por una porción más pequeña del plato principal

 

Comparte tu comida

 

En el caso de que ya preguntaste y te han respondido negativamente a algún cambio, siempre hay algo más que puedes hacer: compartir de tu plato.

 

Cuando vas en grupo, esta puede ser una buena idea para ahorrar calorías y dinero. Si comparten entre varios podrán probar muchos sabores y platos diferentes. Además, el compartir hace la experiencia de salir a comer más auténtica.

 

Si definitivamente los platos son muy grandes, y no encuentras a nadie con quién compartir, pide la mitad de la porción para comer y el resto que lo envuelvan para llevar.

 

Puede interesarte: Botanas saludables para la diabetes

 

Como diabético puedes ver que comer fuera de casa no significa que tengas que estresarte o llenarte de ansiedad. Debes de ser inteligente, y comer inteligente no significa comer peor. ¡Buen provecho!

 

Deja un comentario

Responsable: Ivan Cabrera, Editor en Jefe del equipo: Revertir la Diabetes es Posible.
Finalidad: Gestionar los comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento.
Destinatarios: Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Banahosting (proveedor de hosting de Revertir la diabetes es posible) ubicados en los Estados Unidos de América. Puedes ver la política de privacidad de Banahosting: (http://www.banahosting.com/es/legal.shtml).
Derechos: Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.